La Guillotina Eléctrica

Ahora en www.guillotinaelectrica.com

Il Giornale: periodismo de combate en Italia

with 4 comments

De todas las cabeceras nacionales de italia, quizá sea la de ‘Il Giornale’ la que más sorprende a primera vista. El motivo: su estilo agresivo, de confrontación, intencionado, bronco. Todo ello, por cierto, envuelto en un producto de una factura excelente en cuando a maquetación y presentación, lo cual hace contrastar más su espíritu de ‘tabloide’ político y político y su factura de diario de élite.

Veamos unas muestras recientes de su mítica mala leche:

Su mítico controcorrente, al lado del título, comentario ciertamente maligno de actualidad, satírico y, obviamente, con la izquierda como objetivo común

Traducción: “En el Vaticano hay polémica por el retraso de 17 años en la celebración del medio milenio de la cristianización de Angola. ¿Que deberíamos entonces decir de la contestación estudiantil que llega con un retraso de 40 años, desde el 68?”

He aqui la izquierda de los hijos de papá

"He aquí la izquierda de los hijos de papá". El Partito Democratico de Walter Veltroni, un intento de crear un gran partido socialdemócrata tipo PSOE (con todas las diferencias obvias), es blanco de ataques constantes que intentan desprestigiar, minusvalorar o acusar.

genial

Una 'típica' portada del Giornale: usa las declaraciones de un escritor de izquierda para atacar al movimiento estudiantil que está realizando fuertes propuestas contra la reforma Gelmini. En mi opinión, en este caso se relacionan dos asuntos que van por separado de un modo demasiado exagerado, intentando atacar donde más duele.

Traducción: “Escuchad a aquellos que no son racistas: “¿Gelmini? no es un ser humano” “El escritor Andrea Camilleri, venerado gurú de izquierdas, usa palabras incalificables contra la Ministra. Y desafortunadamente, está en buena compañía (en el sentido de: mucha gente está con él” “Andrea Camilleri dice que la ministro Mariastella Gelmini no es un ser humano. Andrea Camilleri se comporta bastante mal, y da lecciones muy negativas y peligrosas para los jóvenes, quizá también porque está bastante acompañado. Por Italia pululan comunistas no arrepentidos, no obstante…”

De todos modos, el ‘Giornale’ de hoy es un aguijón sin tanto veneno como el de ayer, mucho más acomodaticio y absolutamente dependiente del poder. Su historia pasada, hasta 1994, es la de un gran periodista italiano y mundial: Indro Montanello. La presente es la de ese magnate de todo lo que se le ponga por delante, ese hombre que considera la política casi como una empresa más bajo su mando: Berlusconi. Y, aunque el ‘Giornale’ de hoy mantenga la agresividad del de ayer, ya se sabe que sus tintas nunca cargarán contra el amo.

Indro Montanelli es uno de esos personajes históricos con una biografía tan abultada y genial que duele resumirla, así que invito a leer, para los que sepan, la entrada entera de Wikipedia en italiano.

Comenzó su carrera como periodista en varios medios y como corresponsal extranjero, para convertirse después en militar en Abisinia. Bajo Mussolini desarrolló ideas fuertemente fascistas y racistas. Cotilleo: no será ello lo único que se lleve de la campaña Etíope: comprará una esposa (si, comprará) de doce años.

No será la primera vez que el periodista empuñe las armas (pero sí la primera, por fortuna, que se compre una mujer)

Sin embargo, este primer fascismo juvenil se trocará en antifascismo en la Guerra Civil española, en la que asiste a maniobras de censura que van minando su fe. Un artículo crítico con el gobierno le cuesta la suspensión del gremio de periodistas y del partido fascista, acelerando su desafección. Además, Montanelli desarrollará una simpatía hacia los anarquistas, hasta el punto que el mítico Campesino le entregará una tarjeta de miembro de la FAI.

Una vez superado su fascismo pero todavía no opuesto a él, volverá a Italia para desenvolver su mejor etapa periodística: la del ‘Corriere della Sera’, mítica cabecera de centro-derecha que, en un principio, lo mantendrá alejado de Italia y de temas políticos, haciéndole redactor internacional de temas de arte, cultura, etc…

Montanelli será extraordinariamente activo en los años de la preguerra, y la guerra, llegando a ser incluso uno de los pocos periodistas extranjeros que, en 1939, tuvo un encuentro personal con Hitler. Estuvo practicamente en los principales frentes de guerra de la Segunda Guerra Mundial y su anticomunsmo, seguramente ya fraguado en su época fascista y en España, aumentó en la invasión de Finlandia por la URSS, que denunció constantemente, tomando partido por la causa finlandesa.

Con la entrada en guerra de Italia, viene asignado al frente italiano pero la censura y la obligación de hacer propaganda de las victorias (y esconder las derrotas) le hunden física y moralmente. Escribe poco, pero un artículo suyo es considerado desafección y el periódico entero es cerrado por la censura.

Indro empuñará las armas por segunda vez al unirse a los Partisanos italianos, para luchar contra el régimen que antes tanto defendió. Será capturado por Alemania y condenado a muerte, pero un propietario del Corriere sobornará a un oficial alemán y se organizará una complicada evasión para sacarlo de Italia.

Tras la guerra, vuelve a su casa, el Corriere, que solo abandonará en 1972 cuando la nueva proprietaria decide dar un giro a la izquierda. Montanelli, periodista estrella del diario y autodeclarado “anarco-conservador”, no puede soportar este giro y se va.

Es en este punto en que nace ‘Il Giornale’, un periódico en el que, por fin, puede dar rienda suelta a su particular estilo polemista, anticomunista pero, a su vez, icon cierta independencia de los partidos de derecha, a los que apoya o retira su apoyo según su parecer. Es famosa su petición de voto para Democracia Cristiana en unas elecciones a las que el PC llegaba fuerte: “tapémonos la nariz y votemos a DC”.

Evidentemente, su particular estilo polemista y opositor le ganarán en los enconados ‘años de plomo’ la animadversión de la izquierda, hasta el punto de sufrir un atentado a manos de las Brigadas Rosas, que le disparan en la rodilla. De este incidente también es famoso el modo en que el “Corriere della Sera”, su anterior casa (fuertemente enfrentados entonces), publicó la noticia: “Milano: gambizzato un giornalista”.

Para hacerse una idea de la mala leche imperante, imaginémosnos a Pedro Jota siendo disparado por ETA en una pierna y a El País publicando en páginas interiores: “Madrid: atentado contra un periodista”

Sin embargo, y con esto volvemos al Giornale de hoy, será por la derecha por la que le vendrá el golpe más fuerte a Montanelli. Il Giornale funciona bien, con una tirada de hasta 250.000 ejemplares, pero los fondos del grupo financiero Montedison, capitalista de la aventura, se acaban. En 1977, un empresario constructor llamado Silvio Berlusconi ha decidido diversificar capitales, y Montanelli llega a un acuerdo con él, exigiéndole independencia.

Toda va bien hasta que, en 1993, se produce una visita que quizás recordó a Indro su experiencia en las trincheras italianas de la Segunda Guerra Mundial. Silvio se va a presentar a las elecciones, y quiere – exige – que el Giornale le apoye incondicionalmente. Indro Montanelli, creo que ya ha quedado claro, es un tipo con bastante carácter y presenta la dimisión, dejando el medio que tanto le había costado sacar adelante en manos del Cavaliere.

Más aún, dedicó los últimos años de su vida a quizá la más fuerte contestación por parte de un periodista de derechas a las ansias de Berlusconi, al que compara con Mussolini, con una ‘enfermedad’ para Italia. Denunciando siempre sus movimientos, sus conjuras, su desprecio democrático.

El Giornale que hoy tenemos, poseído en un 82% por Berlusconi, mantiene los elementos que le hicieron notorio (línea polemista, el malvado comentario ‘controcorrente’ en la cabecera, la opinión larga en la columna de la izquierda) pero es ahora el auténtico panfleto progubernamental.

Sirve también Il Gironale para conocer cómo se las gastan los Berlusconi a la hora de acaparar los medios. En 1960, una ley (ley Mammi) prohibe concentrar en las mismas manos un medio audiovisual y otro impreso. Berlusconi debe salir del Gironale, pero cede la empresa editora a su hermano, Paolo. Todo queda, de nuevo, en casa.

Anuncios

Written by guillotina

noviembre 13, 2008 a 12:43 am

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ey Nacho!

    veo que te has leido “Soltanto un giornalista”. A mí me encantó, la verdad. Un genio, Indro.
    Ahora que tienes Feltrinelli en PG (está sólo desde hace un año) pásate y cómprate “The Dark Heart of Italy”, de Tobias Jones. Bueno, igual ya lo has leido, pero está genial. Y no dejes de ver cine italiano. De hecho, si puedo recomendarte un blog para que estés informado y sepas de cine a al vez:

    http://www.elmundodecerca.com/dominguez/posts

    Es el blog del corresponsal de El Correo en Roma. El tío es un fenómeno.

    Un saludo!

    javi

    noviembre 13, 2008 at 3:12 pm

  2. anotado, evidentemente. un saludo y gracias!

    guillotina

    noviembre 13, 2008 at 5:08 pm

  3. […] defensores del Berlusconismo como el muy triste Il Giornale lanzaban invectivas aquí y allá, incluyendo un ataque frontal a la mujer – en proceso de […]

  4. Если у Вас : разболелась спина или болит шея или стали ощущаться боли в позвоночнике или появились боли в пояснице то вам поможет материл размещенный на нашем сайте остеохондроз поясничного отдела и возможно Вас заинтересует советы по излечению остеохондроза (и не только) с помощью методики АСТРЕЯ.

    Fetshastykala

    julio 24, 2010 at 12:37 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: